jueves, 29 de agosto de 2013

Llegar a un fuego en 7 minutos mediante helicóptero desde cuatro bases

La Comunidad cuenta, a través del INFOMA, con un dispositivo de lucha contra incendios forestales que gracias a las brigadas helitransportadas permite llegar a un fuego en un tiempo máximo de 7 minutos. La región cuenta con cuatro de estas brigadas helitransportadas con bases en Navas del Rey, Valdemorillo, Bustarviejo y Arganda del Rey que dan cobertura a todo el territorio madrileño.

Llegar a un fuego en 7 minutos mediante helicóptero
El consejero de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno, Salvador Victoria, ha visitado una de estas bases, en concreto, la de la zona suroeste, ubicada en la localidad de Navas del Rey, que abarca once municipios: Villamanta, Villamantilla, Chapinería, Aldea del Fresno, Villa del Prado, Navas del Rey, Pelayos de la Presa, San Martín de Valdeiglesias, Cenicientos, Cadalso de los Vidrios y Las Rozas de Puerto Real, que son zonas de especial protección ya que el 75% de su terreno es forestal.


55 intervenciones este verano

La brigada de Navas del Rey está integrada por una cuadrilla de diez especialistas que se desplazan a los siniestros en helicóptero. Desde el 15 de junio, fecha de comienzo del INFOMA, hasta hoy, se ha activado en 55 ocasiones. De ellas, 31 eran de las denominadas de “despacho automático”, es decir, actuaciones en las que la brigada helitransportada se pone en marcha tras detectar una simple sospecha de fuego en el monte, incluso sin confirmar.

El helicóptero de la base de Navas cuenta con un depósito en forma de cuba con capacidad para transportar 1.200 litros de agua. Cuando se produce un aviso de incendio la aeronave sale hacia el lugar. Una vez en el incendio, el personal comienza las tareas de extinción, mientras la aeronave descarga agua sobre las llamas.

Llegar al fuego en menos de 10 minutos gracias al dispositivo ante incendios regional
Además, toda la comarca está permanentemente controlada por cuatro puestos de vigilancia situados en Peña Cadalso (Cadalso de los Vidrios); Peña Cenicientos (Cenicientos); Valdeyerno (San Martín de Valdiglesias) y La Almenara (Robledo de Chavela). El objetivo es tener controlada la zona y dar aviso a los medios de extinción a la primera señal de humo.

La labor de las brigadas forestales no se limita a la época de verano sino que durante el invierno realizan labores preventivas en el monte, consistentes en limpieza de veredas, rastrilleo, desbroce, apertura y mantenimiento de cortafuegos y podas. En los primeros meses del verano se ha trabajado sobre 372 hectáreas de la zona, prestando especial atención a los inter-face urbano-forestal, los perímetros de asentamientos y urbanizaciones, caminos de acceso y cunetas y zonas próximas a las carreteras.

Fuente: Es por Madrid


miércoles, 28 de agosto de 2013

Anfibios en peligro de extinción en el Parque Nacional Sierra de Guadarrama


El viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Enrique Ruiz Escudero, ha realizado en la Laguna Chica de Peñalara, situada en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, la primera suelta del año 2013 de los 250 ejemplares de sapo partero que han sido criados en cautividad en el Centro de Cría de Anfibios Amenazados de la Sierra del Guadarrama. 

Anfibios en peligro de extinción en el Parque Nacional Sierra de Guadarrama

La Comunidad mantiene desde 2008 un programa de cría en cautividad y reintroducción de esta especie que se encuentra al borde de la extinción en la Sierra de Guadarrama, y que ha conseguido reforzar las escasas poblaciones supervivientes e, incluso, establecer dos nuevos núcleos de cría en la zona de Peñalara.

Este programa de reintroducción de una especie afectada por el hongo patógeno causante de la quitridiomicosis constituye una experiencia pionera en el mundo, en la que participan los mejores especialistas de varias instituciones científicas como el CSIC, el Imperial College y la Zoological Society de Londres, o las universidades de Zurich en Suiza, o del estado de Colorado y Texas en Estados Unidos.

Además, la Comunidad realiza, desde hace 15 años, un seguimiento de las 10 especies de anfibios que habitan en el Macizo de Peñalara, siete de ellas incluidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Todos ellos tienen como uno de sus mayores enemigos una enfermedad provocada por un hongo patógeno introducido, la quitridiomicosis, que ha provocado la desaparición de cientos de especies y poblaciones en todo el mundo.

En 1998 se crea el Centro de Cría de Anfibios Amenazados de la Sierra de Guadarrama, que busca recuperar la población anfibia de Peñalara e investigar sobre la prevención y el tratamiento de la enfermedad y que se ha convertido en un centro de referencia internacional para el estudio de esta enfermedad. Las distintas investigaciones se realizan en colaboración con el Durrell Wildlife Conservation Trust y diversas instituciones europeas y norteamericanas. El centro cuenta con programas de cría en cautividad de sapo partero común y rana patilarga.


Estudios en el ecosistema de Peñalara



El centro mantiene una colonia de ejemplares de sapos parteros, los ejemplares nacidos en cautividad se mantienen allí durante dos años tras completar su metamorfosis, alcanzando un tamaño que garantice su supervivencia. Además, son tratados con fungicidas para dotarlos de mayores defensas cuando entren en contacto con el hongo en el medio natural. El objetivo es llegar a soltar 2.000 ejemplares en los próximos 3 años en distintas localizaciones de Peñalara.

Fuente: Es por Madrid